Noticias por equipos 2010-2011

Eliminatoria resuelta ante un gran Morón (88-74)

moron315022/05/11 - El Platja de Palma consiguió el pase a la siguiente ronda, la definitiva, del playoff de ascenso a la LEB tras vencer, en un partido mucho más complicado de lo esperado, a los sevillanos del Etiquetas Macho Morón. Y es que el resultado final, 88-74, no refleja en absoluto lo que fue el partido.

La afición local había respondido a la llamada del club y el Toni Servera presentaba el mejor aspecto de la temporada con un lleno absoluto y, lo que es más importante, con la gente muy implicada y sin dejar de animar un solo instante. Si Morón había sido una fiesta, aquí se quería lo mismo y sin duda alguna se había conseguido. Más de 40 seguidores del Morón en las gradas que tampoco cesaron de animar a los suyos. 

Un sentido minuto de silencio en memoria del padre del directivo Xisco Capellà, precedía a la segunda parte de una eliminatoria que parecía encarrilada para los locales después del buen resultado de la ida, 76-85, pero que de ninguna manera dejaba nada decidido. Un triple inicial de Sergio Rodríguez, el mejor en la ida, daba a entender que el Platja de Palma no quería sorpresas. Un 2 + 1 de San Emeterio ponía un 6 a 2 parecía llevar el encuentro al terreno palmesano, pero un 0-7 visitante aplacaba los ánimos y ponía a los moroneros por delante, 6-9, dejando claro que no iban a regalar nada. 

Los de Maties Cerdà seguían intentando aumentar el ritmo del partido pero las imprecisiones en el lanzamiento no permitían dominar el mismo. La salida de Biel Torres, el mejor ayer, desatascaba el ataque local y permitía la primera ventaja clara tras un parcial de 10-0. Nino Morales tenía que dar entrada a su jugador franquicia, 'Porri' Jiménez para capear el temporal y evitar el despegue local. Un 22-13 cerraba el primer cuarto, un marcador que duplicaba la ventaja de la ida.

El segundo periodo seguía bajo los mismos parámetros con un Platja de Palma dispuesto a poner tierra de por medio y sentenciar por la vía rápida. Un tiro libre de Domínguez daba la máxima ventaja a los suyos con el 37 a 22. Parecía que el camino estaba expédito cuando un triple de Rodríguez mantenía la ventaja con un claro 40 a 26 a falta de poco más de dos minutos para el descanso, pero entonces llegó el punto de inflexión del partido que a punto estuvo de cambiar el sino de la eliminatoria. Un parcial de 0-12, amparado en una zona de ajustes ante la que chocaban los nuestros, dejaba el marcador en un ajustado 40-38 que daba paso a otro partido, uno en el que los nuestros ya no estaban a gusto.

El Platja de Palma que salía de los vestuarios ya no era el mismo, la confianza de la ventaja de la ida y el plácido marcador de la vuelta ya no existía y, a duras penas, conseguía mantenerse por delante. Sanborn, muy gris hasta entonces, cometía su cuarta falta y lo complicaba aún más. La confianza del Morón, parapetado en su zona, iba in crescendo y a falta de cinco minutos conseguía su objetivo más inmediato, ponerse por delante. Una canasta de Arroyo a falta de 4:58 ponía el 50-52 en el luminoso y encendía todas las alarmas. Los locales seguían sin encontrar su patrón de juego y sólo andanadas individuales les permitían aguantar el marcador.

A falta de 1:40 Jiménez, de forma fortuita, se lesionaba y debía abandonar la pista para lo que restaba de partido, sin duda un hecho importante para el devenir del partido y, tal vez, la eliminatoria,  pero Morón seguía a lo suyo y en el último minuto alcanzaba su máxima ventaja con un 57-63 tras triple de Torres. Solo tres puntos les separaban de su segundo objetivo, la eliminatoria. Afortunadamente un 4-0 de parcial final, con canasta in-extremis de Biel Torres, dejaba un menos preocupante 61-63 para afrontar el tramo final.

El cuarto final iba a ser decisivo y así lo entendió el equipo que, animado sin cesar por una grada consciente de las dificultades que pasaban los suyos, puso toda la carne en el asador dispuesto a no dejar perder una oportunidad histórica. Un triple del base sevillano Domínguez, que mantenía a los suyos con ventaja, prolongaba la tensión pero la cosa iba a cambiar. Sanborn se dejaba ver, por fin, en el partido y un palmeo suyo devolvía la delantera al Platja de Palma. Quedaban seis minutos y todo podía pasar, pero aparecía Pau Giménez que, con ocho puntos seguidos, daba la puntilla a un Morón que, al igual que pasó en la ida, no aguantó físicamente tras el encomiable esfuerzo realizado hasta el momento y poco a poco fue hundiéndose en el marcador.

La ventaja se iba incrementando ante el júbilo de un público entregado que veía que, tras las dudas mostradas, su equipo volvía a ser el de siempre llegando con tranquilidad al definitivo 88 a 74 que no refleja, ni mucho menos, lo acontecido sobre la pista del Toni Servera.

Platja de Palma se ganaba así el derecho de disputar la eliminatoria final, la definitiva, regalando a la magnífica afición que les había llevado en volandas, el privilegio de poder asistir, dentro de quince días, al partido más importante de la historia de nuestro club. Será el 4 de junio a las 20:30 contra el Marín Peixegalego de Pontevedra. Pero antes hay que rendirles visita el próximo sábado día 28 a las 18:30 con la esperanza puesta en obtener un buen resultado que permita al Toni Servera seguir ejerciendo su tiranía sobre todos los rivales que lo visitan y llevar a los nuestros a su objetivo, que no es otro que el ascenso. Entre todos lo conseguiremos.

 

Ver estadística partido

 

          

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Una vez acepte no volverá a ver este mensaje. Si no está de acuerdo le invitamos a consultar nuestra -> política de cookies.

Acepto cookies de esta web